Extrañando

sun-flower-1536088_640

¿a quién se le puede preguntar por el sol cada mañana?

Se hecha de menos su brillo, sus extrañas luces de colores…

 

Noches de frío

noviembre

¿Recuerdas Adrián esas frías noches llenas de estrellas, de leves susurros con sabor a sandía?

¿Recuerdas el suave arrullo de las mecedoras, de olor a limones, de velas que caminan por la noche camino hacía arriba, noches llenas de cantos y de  voladores?

¿Recuerdas el dulce sabor del arroz con leche, de un simple vaso con agua o de un méndigo coco por sobre la albarrada?

¿Recuerdas esas noches llenas de risas y luces, de caldos de pavo al amanecer?

¿Recuerda Adrián esas noches llenas de frío?

aaaah…parece que en mis recuerdos había mucho frío que hacía tiempo no había sacado a pasear.

Toc-toc

—Toc, toc…
—¿Quién es?
—La vieja Inés…

Mmmm, no sé por  qué tengo la impresión de que no es la vieja Inés la que anda por aquí.

Asalto

asalto dedos

Era de noche temprano y un mar de gente.

Solo pude sentir el leve roze sobre mi espalda, eran suaves como la seda.

Tendré que levantar las manos. Nunca antes me habían asaltado así.

Desahogo.

mafalda2

Algunas veces pareciera que la vida se me viene encima y me satura.

Me derrota y me pone de rodillas.

Parece que nunca podré perdonar, o si perdono jamás podré olvidar, sobre todo cuando mentiras siguen pasando.

Parece que del hilo solo quedan algunas hebras muy finas si es que quedan.

Y esto me está matando. Eso de andar leyendo las etiquetas de todo lo que como algunos días me tiene hasta la madre. Así que hoy me desayuné un sándwich, me comí un pan con aceite de oliva, plátanos con queso cottage y un café. Prometo devorarme un pan dulce a media mañana y comprarme un helado al mediodía.

¡aaaaaaah! ¡Esto de ser sensible hoy me parece una mierda!

Esta semana ha estado del nabo.

Sick

….bueno, listo, ya me desahogué.

A chingar su madre entonces que la vida sigue. 😀

Bonano.gif

Cosas que importan nada

CosasQueImportanNada

No sé como pasó, anoche mientras cavilaba en el sofá con mis recuerdos y la fragilidad, llegué a la pregunta de si me importaba algo, si había cosas que considerara importantes para vivir.

Levanté la mirada y me di cuenta en ese instante que todo me importaba nada. No me importaba la sala o la mesa, ni la televisión, ni la cocina, tampoco la casa o el auto.

Estaban allí simplemente pero no eran importantes.

Inquieto me levanté y recorrí la casa, me dirigí escaleras arriba y miré por todas partes pero no pude encontrar nada que me importara. Intente afanosamente, busqué en cada rincón y encontré  nada.

Aún aquellas cosas de mi pequeña lista de tesoros de niño esta vez desaparecieron de ella.

Me sentía tan desconectado de este mundo.

Preocupado me dije que no podía ser posible, algo debería tener sentido. Hube de buscar para encontrar recuerdos: Un pequeño y sencillo crucifijo de madera recuerdo del bautizo de Adrián y de mis promesas, una rana verde propiedad de Ileana recuerdo de sus primeros días y un pequeño jarrón de barro lleno de recuerdos de amigos acumulados a través de largos años

(añoré entonces un pequeño payaso que no sé donde desapareció y que fue el primer juguete que compré y que descubrió en mí que al fin la vida tenía sentido.)

Así me di cuenta que todas las cosas que me importaban eran intangibles: el amor por mis pequeños, sus abrazos, las miradas que duran un instante, mis recuerdos, los buenos momentos, mi anhelo por un helado y las risas del pasado.

Y hoy mientras llevaba a mi pequeños a la escuela no pude evitar observar a cada persona que cruzó por mi camino, mujer u hombre, pequeño o anciano. Cada persona era maravillosa, todos tenían detrás de ese rostro y caminar alguna historia. Sus miradas irradiaban luz, algunos tenían sonrisas inigualables y otros vivían de recuerdos. Caminaban como seres de iridiscentes sobre un planeta lleno de problemas y hacían única la vida.

Y fui feliz por un instante.

Y esto me preocupa.

Mientras escribo me doy cuenta que he llegado a la edad en la que uno se pone en paz con sus demonios.

Big Grin

Triste

mounstro
THE GUEST -Design by Ralph Pykee Lambaco

Estoy triste y me cuesta trabajo pensar.

En un par de meses se cumplirán poco mas de un año que mi vida cambió. Cuando los recuerde a través del tiempo parece que los recordaré como los años mas oscuros de mi vida. Muchas veces he tratado de no escribir acerca de ésto pero hoy no puedo.

Han sido muchas largas noches tratando de cerrar los ojos, de dormir y no pensar, de estrujar esa almohada café que me cubre el pecho y me tapa el rostro, de odiar las mentiras, de escuchar los sonidos de la ciudad hasta al amanecer, de respirar agitado y de gritar en silencio.

No ha sido fácil.

No todo ha sido malo, mi vida ha cambiado para bien en muchos aspectos y han pasado cosas buenas y no han faltado detalles cuando nunca me lo había esperado. He recibido en este lapso de tiempo valiosos regalos de vida que siempre llevaré conmigo.  Después de casi 2 años y de muchos intentos de terminar esto parece que me han salido callos en el alma. Hoy las cosas me importan menos y después de 2 años sé muy bien con quién camino pero me parece una persona completamente extraña.

Me da la impresión muchas veces que somos tan sólo tres y esta epifanía es la que ahora me ha dado fuerzas y una razón para seguir.

Lamentablemente hoy estoy triste y fingiré demencia una vez más.

Sabias lecciones

a veces hay que tomar una decisión

Sueños

EresMio 
Source:http://neko-chan-dark.deviantart.com/#/d2yttnr

Algunas noches sueño despierto. Sueño que a veces no puedo dormir.  Que tu silencio en mi voz me asfixia, me roba el aliento, te roba de mí.

Rendirse

Source: pixdaus.com via Adrian on Pinterest

 

Algunas veces pienso que la vida no ha sido fácil. Han sido tantos los escollos en mi sendero que me ahora me cuesta trabajo caminar. Me siento cansado y un tanto agotado

Aunque tengo que decir nunca me he dado por vencido y jamás me rendiré.

¿Qué será?

termometro

Calentura, otra vez la calentura.

Me parte el corazón cargar a mi pequeña en brazos ya que arde en calentura. Tengo que bañarla y bajarle la temperatura lo más rápido posible.

Es de noche ya. Hoy por la mañana jugaba y brincaba por toda la casa, estaba de ese humor tan pícaro y tan suyo que me mata y de buenas a primeras en solo 2 o 3 horas calentura: 39.1 grados.

Me mata la incertidumbre ¿que será?¿será el mentado virus? Desde la tarde sabía que nos esperaba una larga noche, estar a su lado, tocar su frente, decirle palabras de aliento, tratar de robarle una sonrisa. La hemos llevado al doctor pero he pasado tanto por el doctor para saber de antemano el diagnostico: Demasiado temprano para saber qué es, así que por el momento solo medicamento para controlar la temperatura. Deberemos esperar a mañana. Aparentemente es un virus, ojala y no el H1N1 ¿será tal vez dengue?

Se me parte el corazón mientras dejo caer el agua en su cuerpecito, llora y grita. El medicamento aun tardará unos 30 minutos en hacerle efecto. Platico con ella y le digo que le compraré una tortuguita pero ¡oh, sorpresa, ella quiere un gato!

Ahora un poco más tarde descansa sobre la cama recostada sobre su lado derecho. Duerme como un ángel, la temperatura ha cedido un poco, tan solo lo suficiente. Descansa y duerme en silencio. Cuanto diera por tener manos mágicas para acurrucarla en mi pecho y desaparecer de ella todo lo que le duele. Se lo cambiaría a alguien por todos los gatos del mundo.

Si tan solo tuviera ese don

Casos de influenza en Yucatán según Google Flue Trends

FlueTrendYucatan

Atrás de esto hay una gran ciencia, la correlación entre las cantidad de busquedas y la realidad es innegable. Lo que me preocupa es que según esto en Yucatán aunque la actividad es mínima o “Low” existe.

Según las autoridades hoy jueves 30 de abril tenemos cero casos.

Angry¡o q’ la chingada! no están viendo la cara…

Es de noche

No hay nadie despierto. Mi pequeño duerme en la cama tranquilo. Suspira en silencio. Descansa. Muchas veces me pregunto como será cuando sea grande ¿Sonreirá como lo hace ahora? ¿dormirá tranquilo? No lo sé. Es difícil saber, pensar en ese futuro incierto que la vida nos depara. Buscar y encontrar el camino, algunas veces a ciegas, otras veces lleno de luz.

Es difícil pensar. Mientras estoy recostado en la hamaca puedo escuchar ese murmullo nocturno, lleno de silencio y susurros y cantos de grillos allá afuera.

Es silencio, todo es silencio.

Poco a poco la vida se agota, he llenado mi mente como un costal de recuerdos. Algunos los he extraviado en el fondo. Los más preciados de ellos. A veces quisiera encontrar la inocencia de niño que llevaba conmigo, aquellos sueños felices.

Sí pequeño, es difícil de explicar.

A veces siento una incertidumbre sobre la vida que no puedo contar. Pero vive y sonríe pequeño, son solo eso, preocupaciones que como las tormentas se irán.

Sabes cuando era niño me encantaba jugar con el agua, brincar y caminar sobre ella. Brillaba y estaba llena de sol.

En diciembre veníamos a Yucatán de vacaciones y me encantaba escuchar como hoy ese silencio nocturno, mirar el techo y escuchar como poco a poco la noche se iba. Silencio, todo era silencio. A veces un pequeño ruido en el rincón y por las mañanas pequeños halos de luz y el canto del gallo.

Al levantarme podía sentir ese olor a tierra, a hojas y a frio que la vida despierta.

Al entrar a la casa el humo de leña llenaba el hogar. La abuela desde muy temprano preparaba el desayuno. Había que sentarse sobre un pequeño banquillo y comer en una pequeña mesita. Es difícil explicar el sabor del café o chocolate caliente en una jícara o el sabor de un taco de huevo con manteca y tortilla recién hecha.

Centinela y el güero meneaban la cola y jugaban conmigo…

Es difícil explicar a veces los recuerdos de niño, ahora todo eso se ha ido Pequeño, se ha ido.