Un alto en el camino

CallesCampeche by Diosich
CallesCampeche, a photo by Diosich on Flickr.

Creo que llevo bastante tiempo escribiendo en este blog y me gusta venir de cuando en cuando por aquí a leer como han sido mis días en otros años.

A veces es un tanto alegre y otras veces no. Mis faltas de ortografía han mejorado, los crímenes de mis comas ya no son tan graves. Mi dislexia permanece.

El blog algunas veces se ha tornado oscuro algunas veces estos 2 años. Sin duda este año que viene será diferente, cada día que pasa puedo sentirlo, ya las sonrisas a mi alrededor me han alegrado el sueño muchas veces.

Se que empiezo a caminar por un camino de luz, de cosas brillantes, de risas y de brillo en los ojos.

Todo saldrá bien, lo sé. Asi que bienvenido 2014.

Vida, explicame.

Vida, te juro que no te entiendo.

¿serán simples coincidencias?¿será acaso el hilo rojo?¿…o la insoportable levedad del ser?

¡¡Aaah!! te juro que no te entiendo. Explicame, quiero entender, dame tan siquiera una mendiga pista.

Hazme saber que mi polisemia y los calambres en mi estomago, que durarán todo el día, valdrán la pena.

No me mates de la angustia, que de llanto y de la risa  ya lo estoy.

Me niego a esconderla.

Lugares secretos

Mi lugar secreto

A post shared by Adrián Ceballos (@diosich) on

Iglesia de San Juan Bautista

Todos tenemos lugares secretos. Éste es el mío.

A través de los años el lugar ha cambiado. Cuando era pequeño era simplemente atrás de la cama, un poco más grande las ramas de un árbol. En el DF pudiera haber sido un mercado que me recordaba mi tierra o una pequeña capilla o las montañas en Monterrey.

Los lugares secretos te protegen, te hacen sentir un niño y te dejan saber que ahí no te puede pasar nada, tal cual una burbuja mágica.

Así, de cuando en cuando, algunos sábados, camino hasta él y descanso. Por algún motivo al entrar me siento en paz en un silencio agradable, puedo meditar y platicar de mis pendientes y agradecer.

Es como si estuviéramos conectados el uno del otro desde que yo era un enano.

Lo sé al cruzar la puerta.

Sueños

La parte que más me gusta de los sueños es que me permiten vivir por unos segundos breves destellos de mis recuerdos.

Otoño

Sep1020_3

Por algún extraño motivo que no entiendo, el frio viento de la soledad de otoño se ha adelantado.

Estrellas

Estrellas de noche,
estrellas de viento
en días de lluvia