Pequeñitas manos

ratoncito

Es de noche ya y duermes sobre mis brazos. La canción que te he cantado te ha arrullado, te has quedado en silencio, quieta sobre mi pecho. Ahora duermes tranquila y puedo acariciar tu pelo, mirar tu rostro.

Estás cansada, tal vez ha sido un día pesado. Hoy has explorado el mundo y vencido tus miedos. Poco a poco has recorrido la casa, has llevando tu risa a cada rincón.

Te acercas con curiosidad a tu hermano mientras hace la tarea, le robas los lápices y pintas de inocencia sus cuadernos.

Abrazas con emoción tus muñecos y los llenas de besos, una pequeña rana verde y un caballito azul.

Hoy me he llenado de alegría al llegar a casa, he escuchado tus gritos a tu hermano avisándole que he llegado. Te he abrazado y tu nos has abrazado a ambos.

Pequeñitas manos, descansa, que yo velaré tus sueños.

Papá, ¿los aluxes existen?

spirits_by_goro79-d29smto
Image: Spirits – Goro79Goro Fujita

—Papá, tengo que hacer mi tarea ¿qué son los aluxes?
—son unos duendes chiquitos pequeña
—¿y existen? Cuéntame, cuéntame, dale…

aaaah, me niego a decirle a Ileanita que no existen, y me niego a matar su imaginación, sino entonces ¿cómo podrá hacer suyas esas historias de niño? ¿Cómo sobrevivirán nuestras leyendas y nuestras costumbres? ¿Cómo podrá saber que en la vida existe la magia si le enseño que todo en la vida son trucos? Si será una gran escritora ¿Cómo podrá imaginarse dragones si le corto las alas?

¿Cómo pintará sus sueños?

No tengo el alma para hablar de materialismo dialectico con mi pequeña, así que por lo pronto nos hemos pasado una rica velada, mi pequeña y yo, contando leyendas en un pequeño lugar donde los duendes existen.

Jaibas

jaiba 

Tengo 6 jaibas en una cubeta y el dedo lleno de sangre y adolorido. Nunca pensé que las tenazas de las jaibas fueran tan rápidas pero tampoco que yo fuera tan lento. El caso es que cortan, duele y sale sangre pero soportable

Eso quiere decir que me he divertido como enano atrapando jaibas.

Tal parece que mayo es el mes de las jaibas por estos rumbos.

Las de Chuburná fueron mas divertidas. hay que buscarlas debajo de las piedras o enterradas en la arena. Para atraparlas es necesario tomarlas por detrás para evitar las pinzas.

Me quedé con ganas de atrapar una gigante, pero poco experto se me ha hecho difícil.

Ahora lo interesante será el proceso de convertirlas en caldo.

Habrá que pedir ayuda a Tampico

Iguana verde

iguanaverde

Hé tenido que recoger el auto. Primero hicimos escala en el centro y luego fuimos a Guadalupe donde el taller está. Cada vez que me subo al metro elevado me fascina ver los techos. Desde lo alto me ha llamadp la atención un pequeño terreno baldío en pleno centro con casitas de carton y senderos. Varios ancianitos descansan ahí. Debe ser su hogar secreto.

Llegamos temprano al taller y aún no terminaban. Al lado del taller había un pequeño canal. Mientras esperabamos mi pequeño me pidió lo llevará ahí para entretenerse y tiramos algunas piedras en el agua.

—¡Mira Papá!
—¿Qué…?

A la orilla del canal una iguana verde descansaba. Era de esas iguanas verde esmeralda. Fuí al taller y les pregunté que si era de ellos. Me dijeron que nó. En ese momento Luis el dueño del taller me acompaño

—¡Atrápala!

Y nos lanzamos a atraparla. Se subió a un pequeño árbo. Saltó el canal. Se salió a la avenida y se puso a correr a lo largo de ella. Una camioneta al verla se detuvo al instante y un señor se bajó y comenzó a perseguirla como loco pero no la pudo alcanzar. La seguimos hasta que se metió abajo de unos autos. Ahí el señor abandonó la persecución pero yó seguí.

Finalmente se metió abajo de un volchito y fué donde la atrapé.

Era bastante grande, 60 cms de la cabeza a la cola. Bastante tranquila por cierto, seguramente alguién la extravió.

Mi pequeño la cargó entre sus manos.

Todos nos llenamos de sonrisas. Ayudó a romper el hielo en el taller y a partir de ahí fué mucho más fácil la espera. Era la primera vez que visitaba ese taller. Un amigo me lo recomendó.

En este momento es de noche y la iguana ahora descansa en la casa con unas hojas de lechuga. Espero mañana poder liberarla por algún arroyo de los que hay por estos rumbos. Es demasiado grande para ser mascota y será mejor que sea libre.

No puedo creer que en unos meses ahora tenemos un periquito, una mega-tortuga y ahora una iguana.

Auxilio vial

Esta vez sí, no sé por donde comenzar. Seguramente lo mejor será comenzar por el final.

7:00 PM De regreso de nuestras mini-vacaciones en la playa ( y yo de trabajo ),  a la altura del Barro el trafico se hizo demasiado pesado. Como nos faltaban unos 2 kilómetros para llegar a la casa se me hizo fácil tratar de darle la vuelta, así que me metí al antiguo camino a Santiago para cortar camino…ahí el auto comenzó a hacer ruidos extraños y minutos más tarde se detuvo. Volver a ponerlo en marcha no tuvo éxito, así que llamé al auxilio vial para solicitar una grúa. Nos quedamos en medio de la nada, esperar no sería una idea inteligente, no hay taxis, no hay transporte, así que bajamos las cosas y caminamos hasta la casa. Fue una dura caminata, sobre todo para la mas pequeña.

8:30 PM Llegamos a casa. ¿y las llaves?¿se quedaron en el auto? No, afortunadamente no. Le pedí a mi vecino que me diera un aventón hasta donde deje el vehículo. La niña se quedó llorando, el niño llegó cansado.

La parte en donde lo dejé todavía no tiene pavimento y además es de un solo carril. Fue duro regresar, sobre todo por que ese carril venia lleno de vehículos en sentido opuesto que trataban de evadir el congestionamiento de la carretera. Además hay que pasar un vado.

9:00 PM. Me quedé solo a esperar la grúa. Se me hace que es la banda de sincronía o de tiempos. Si es así voy a hacer un pinche coraje. Los 3 últimos mantenimientos que he llevado al vehículo a la agencia (por lo de la garantía) siempre les dije debido a las historia$$ de terror que he escuchado: revisa la banda, cambia la banda, ¿y la banda?. Saben cual fue la respuesta, la banda está bien, todavía aguanta. Por lo menos tengo el sello de garantía por el servicio recibido en el taller encima de donde dice “cambiar banda.

Ya mas tranquilo medito en lo peligroso que fue caminar con los niños. Esa callecita es muy estrecha y todos los vehículos, sobre todos las camionetas gigantescas tipo narco, les valía madre y te aventaban la camioneta encima con la consigna “hazte un pinche lado”. Me asusté bastante de pensar en eso y lo sigo todavía.

El auto en ese pequeño lapso de tiempo de hora y media estaba cubierto yá de polvo. La tierra seca se levantaba con cada vehículo que pasaba, me supongo que yo estaba igual.

9:30 PM. La grúa no llega y comenzó a llover. $%/!”·$. Me encerré en el auto, el calor es sofocante pero no puedo abrir las ventanas. El lugar es muy solitario, no hay casas en 100 metros.¿y si la grúa no llega?¿qué hago? ¿Me quedo a dormir aquí? No mejor no, no quiero que mi auto acabe sin llantas ni cristales como le sucedió a un auto por estos rumbos el año pasado. El sonido de las gotas en el techo es más fuerte en el silencio.

Me quedo pensando en todos los que he visto pasar. ¿qué pensarán al verme ahí tirado? En medio de un lugar solitario, en chanclas, en traje de baño corto o short y una lámpara en el cuello. Intento volver a marcar a la aseguradora y cada vez escucho: “su llamada es muy importante…por favor espere”. Llamé hasta que se me agoto el saldo del celular.

¿Y ahora? Esperaré.

10:00 PM, Sigue lloviendo, la maldita grúa no llega. Lo de cargar el teléfono usando la tarjeta de crédito no funciona. El 7-Eleven que es lo mas cercano está a unos 3 kilómetros, a pié, en medio de un lodazal y bajo la lluvia.

Esto se pone cada vez más oscuro, y la luminaria del poste de luz bajo el cual estoy  a veces se apaga y enciende. $%&$% ¿Y si asustan?¿Y si me sale la bruja asusta-policías de Santiago? Nó, piensa en otra cosa, piensa en otra cosa; los fantasmas no existen. Piensa, sé científico: protones y neutrones, las ecuaciones de Maxwell, los átomos y los quarks, el gigante acelerador de partículas que están construyendo en Europa cuyos científicos no tienen ni puta idea si funcionará y nos cargará la chingada a todo el planeta….$#@#$%%, mejor pienso en otra cosa, la física quántica me asusta más.

Me entretengo mejor mentándole la madre a los de la grúa, es más productivo.

10:30 PM Ya no pasan vehículos y la lluvia ha cesado a casi nada. Así que decido que ni modos, tendré que caminar hasta al 7-Eleven. No tengo que caminar mucho para encontrarme a un matrimonio joven que llega a casa. Espero no asustarlos. El esposo amablemente me dá su celular para marcar el 01-800 de la aseguradora solo  para recibir el mismo mensaje: “Su llamada es muy importante …”.

Se ofrece pasarle saldo a mi celular y lo hace.

Me da pena pero me muero de sed. Su esposa me regala un vaso de agua. Les agradezco mil veces su ayuda y me regreso al auto ya por lo menos más comunicado.

11:00 PM Sigo sin poder comunicarme, cada vez que marco recibo el mismo mensaje y después de varios minutos de esperar la llamada se corta.

11:20 PM ¡Al fin!¡Me contestan! La persona que responde la llamada detecta que hace 3 horas y media que espero grúa y nada, así que le mete galleta: “en 20 minutos están ahí”. Los hijos de la chingada me habían olvidado.

Entre 11:20 y 00:30 A.M. Hablamos unas 10 veces. El de la grúa no ubica donde estoy, mil explicaciones van de cómo llegar. Me llaman, los vuelvo a llamar. Camino unos 500 metros hasta la carretera para esperarlos ahí. La lluvia comienza de nuevo y el único lugar donde hay un techito está en medio de un charco, ni modo, me meto al charco para guarecerme del agua un poco.

Solo falta que mientras estoy en el agua me salga una serpiente en los pies.

En eso recibo una llamada: “la grúa está al lado de su vehículo y usted no esta ahí, si en 10 minutos usted no llega, la grúa se va y el expediente se cierra“. ¿alguna vez han corrido con chanclas o sandalias playeras 500 metros en la oscuridad, en una calle de terracería llena de lodo, bajo la lluvia? Yo yá.

¡No hay nadie! Llego al auto y no hay nadie. Los hijos de la chingada me están jodiendo. Les marco y me ponen en conferencia con los de la grúa. Quedamos que lo más fácil es que los espere en Mundo de adeveras. Así que cuelgo y me pongo a caminar de regreso un kilómetro y medio. Con la lamparita de mi pequeño, camino a las 12 de la noche por la carretera nacional, los trailers van bastante rápido y me tengo que hacer a la orilla. No puedo creer que esté ahí caminando en chanclas y short en medio de la noche.

00:30 AM ¡Al fin! La grúa. Lo primero que me dijo el conductor es: “dio mal la dirección”. A estas alturas nomás me río. Ya para qué hago corajes.

1:00 AM ¡Al fin! En la agencia, nos recibe el guardia. La grúa deja el vehículo y se vá. Saco las cosas de valor del auto y las pongo en una bolsa de plástico que es lo único que tengo a la mano. Pido y ruego para mis adentros que el guardia no me pida me lleve la sombrilla playera por que si nó díganme que taxista levantaría en Monterrey a una persona a la 1 de la mañana, en short, en chanclas, con una bolsita de plástico en la mano y una sombrilla en la otra.

A este cabrón se le perdió la playa.

Lo peor es que solo tengo 20 pesos en la cartera, ahora ando a pie en la ciudad. Tengo que caminar hasta encontrar un cajero que por lo menos estuvo cerca. La poca gente que se cruza conmigo se me queda viendo.

Me siento como suripanta. Mientras no pase una patrulla.

El taxista que me levanta le noto que duda un poco pero levantarme pero lo hace. Tiene una platica muy amena. Le cuento mi tragedia y nos reímos. Me recomienda tomar clases de mecánica por las noches: “p’que cuando menos sepa que hacer al levantar el cofre del auto”.

1:30 AM. ¡Al fin!¡ En casa ! Y me cuesta trabajo dormir de acordarme y reírme de todo lo que me pasó. Ahora entiendo por que los vehículos los garantizan hasta los 100 mil kilómetros, el mío falló a los 103.

¿y antes de Nuevo Léon qué?

AntesDeNuevoLeonQue

Con los brazos cubiertos de pintura y la cara pintada de rojo me lo he encontrado durmiendo.

¿Qué se tiene que hacer para agotar a un niño de 8 años y dejarlo dormido a las 2 de la tarde el día de su cumpleaños?

Mientras comía veía una flecha en la mesa. Ayer fué un dinosaurio.

—Andaba corriendo encantado por todas partes.—me dijo mi esposa.

Me encanta el saber que ha aprendido un poco acerca del pasado de esta tierra y además se ha divertido bastante. Aunque todavía falta un día más, termina mañana.

Tortuga

Tortuga

Este pequeño angelito apareció de repente en el patio.

Solo escuché el grito un tanto incrédulo: “¡UNAAA TOORTUGAAA!”

Y qué tortugota la que traía mi pequeño en sus manos.

Tal vez debo preocuparme. No sé si esto significa que la hierba está demasiado alta y que tengo una jungla ahi atrás.

Recién cumplimos 2 años en esta casa y había pasado completamente desapercibida. Con la barda hasta arriba tiene que haber permanecido aquí desde siempre. Si la tortuga hace 2 años que está aquí, tal vez nuestra pequeña mascota todavía sobreviva ya que  nunca he visto sus huesos.

Ahora si que mi pequeño encontró la tortuga que yo nunca pude.

Picadura

Pasamos un buen fin de semana donde mis pequeños no salieron del agua. El sábado fue un día muy soleado.

El domingo, Ile amaneció con una extrañaa roncha en el brazo. Pensamos que algún insecto le había picado el día anterior y yo pensé que para la tarde ya habría desaparecido. Error. Para la tarde había crecido y la roncha hacía más extraña. Ella se quejaba de dolor en su bracito y el lunes por la mañana lo tenía prácticamente inmóvil. De repente en una hora le salió un ampolla que crecía y crecía…así que sin más pensarle directito al doctor.

viuda Mientras ella visitaba el doctor mi mente se ponía a pensar en todas las posibilidades…una hormiga, una avispa, algún insecto, alguna araña, una tarántula, una viuda negra…es horrible descubrir en Google que hay arañas de miedo en Nuevo León….y mi temor se hizo más grande cuando leí acerca de la violinista. Y cuando uno no sabe la preocupación crece.arania Además de que me parece ya haberlas visto…

Recordé que en el Hospital Universitario había una unidad que se encarga de las picaduras de serpientes, sin mucho pensarle si se dedican a eso seguramente de picaduras de insectos también. Así que estuve busque y busque por todas partes alguna forma de comunicarme y la encontré.

A las 2 de la tarde entramos al Hospital Universitario, al departamento de Toxicología donde en un solo vistazo nos dijeron que no era una picadura de arañaa (lo cual confirmó el diagnóstico del otro doctor), era algo superficial o alguna reacción alérgica a la picadura de un insecto (olvidé el nombre que le dan a la familia a la que pertenecen las hormigas pero termina en “optero”) y no requería gran cuidado (1 pomada + algo tomado), pero si monitoreo por si aparecía fiebre, dolor en los huesos u otros síntomas que hasta este momento no se le han presentado.

Sigo a la espera que desaparezca por completo el dolor del brazo y la piel se le ha levantado.

Pongo aquí el teléfono del centro de atención de telefónica que ellos tienen y que tanto trabajo me costo encontrar y que los doctores me recomendaron tener a la mano: (81) 8346700. Ellos se dedican a mordeduras de animales, insectos, ingesta accidental de qu�micos y muchas cosas mas. Así que espero que si alguien busca “picaduras de insectos Monterrey” en Google, sea más fácil de encontrar el teléfono.

Estos últimos días creo si no nos llueve, nos llovizna.

Un elefante en el patio

elefante sobre bola

—Mamá, hay un elefante en el patio…
— 😕
—Mamá, que te digo que hay un elefante en el patio…
—mendigos chamacos, que no tienen otra cosa que hacer, 😡 pónganse a estudiar…
—¡Mamá! ¡Mira, voltea a ver…!
—¡AAAAAAAAAAYY!— (eso fue un grito desgarrador 😀 )

Efectivamente, había un elefante en el patio comiendo hierbitas. El Elefante se había escapado de un circo cerca de ahí.

Esto me lo platicó un gran amigo y ocurrió en cumbres hace muchos años, cuando cumbres no era cumbres y el era todavía un niño.

Hay que ver las cosas que se pueden ver por la ventana que da al patio mientras uno desayuna…

En el eje X

Cuando estaba en la preparatoria un amigo a quién me imagino no le gustaban mucho las matemáticas me platico un sueño. Tal ves sea el sueño más extraño que haya escuchado jamás.

Soñé que estaba en un eje de coordenadas, en el mero centro de los ejes, o sea el punto (0,0) y empezaba a caminar hacía el eje positivo de las X. Cuando había caminado bastante de repente veía venir un número gigantesco sobre mí. Yo corría a todo lo que daba para que no me alcanzara y llegando al origen (el punto cero) me agachaba y el número pasaba sobre mí y caía al vacío.

Y otra vez empezaba a caminar sobre el eje X…

je,je,je…ahora sí que “los números me persiguen”. 😀

Tormentas

Hace poco nos cambiamos de oficina y pasamos de 1 persona a 9. Así que ahora comparto una oficina con vista hacía la Sierra Madre. En estos momentos se ve clarísimo el cielo y todo despejado. Ayer por la tarde a las 4 PM parecía que fuera de noche. El cielo se cerró y las nubes descendían del cielo como si desbordaran por la montañas.

Hubo relámpagos y truenos, cayó una lluvia que duro una hora a lo mucho, pero nada más.

No se puede decir lo mismo de la ciudad. Algunos rumbos se ponen muy feos y ciertamente ver las noticias con la ciudad inundada son preocupantes.

La semana pasada no la pude librar, debido a la lluvia me tarde 3 horas en llegar a la casa. La lluvia fue sobre toda la ciudad y desquició todo aunque no hay comparación entre mis tres horas y la tragedia que viven en este momento muchas personas. Esperemos que estén bien.

Normalmente ando por la ciudad de arriba para abajo. A veces visitamos a los clientes por el rumbo del aeropuerto, otras veces por la salida a saltillo (o en la ciudad de saltillo), por el centro de la ciudad y por todos lo rumbos. Ayer en la mañana estuve por el rumbo de escobedo. Por lo visto todos estos años la he librado por que nunca me ha tocado quedarme atorado sobre las avenidas en medio de las corrientes de agua. Aunque las he visto bastante grandes hemos podido sin problemas. Gracias a Dios.

Limpiando la biblioteca

blblio

Tengo una especial fascinación por los libros. Me gustan por que he aprendido mucho de ellos y me han hecho pasar buenos ratos, sin embargo mi biblioteca estaba ya un poco saturada de libros que no me gustaron o que al empezar a leerlos se me hicieron aburridos; también están aquellos que me gustaron pero no tanto como para darles una segunda leída. Había que hacer espacio.

Este fin de semana me puse a separar todos aquellos que no quería mantener conmigo. No sabía que hacer con ellos. Estaba la opción 1, echarlos a la basura; la opción 2, venderlos y la opción 3 donarlos. Sería un sacrilegio tirarlos a la basura o venderlos. Decidí llevarlos a la biblioteca de Monterrey.

Mientras manejaba con la cajuela llena de libros sentía un pequeño temor, pensaba que donarlos sería un martirio. Tal vez me mandaran de un lado para otro, pensaba también que tal vez me los recibieran pero los abandonarían en algún lado ¿me harían esperar a alguien importante para que me los recibiera?¿los querrán?

Así que me la pasé durante unos 20 minutos haciendo tormentas en un vaso de agua.

Nos bajamos del auto, yo cargue unos, mi pequeño otros. Mientras cruzaba la puerta giratoria con mi torre de libros las 2 personas a la entrada de la biblioteca se nos quedaron viendo con una mirada de extrañeza. Creo en la puerta estuvimos apunto de regresarnos. No sabía como empezar.

—¿Sabe, quería donar estos libros?¿es posible?

Recibí como respuesta una gran sonrisa.

—por supuesto—me contestó mientras tomaba los libros de mis manos.
—tengo más en el auto, voy por ellos
—¿necesita ayuda?¿puedo ayudarlo?¿podemos ir por ellos?

Me sorprendió la gran amabilidad con la que me trató y las sonrisas que recibí, así que las tormentas que había construido en mi mente se desvanecieron. Las sonrisas hicieron que valiera mucho la pena.

Nos dimos la vuelta por la biblioteca, lucía vacía y con pocos libros. Esto es algo malo para la ciudad que pretende ser “la del conocimiento”. Respecto a las personas tal vez sea por que recién las clases terminaron en todas partes, pero de los libros espero que mi impresión sea equivocada.

Si alguién pensaba comprar uno de estos titulos ya lo puede conseguir en la biblioteca de Monterrey:

  • Bahia de la habana, Martín Cruz Smith
  • La Cruzada de los niños, Peter Berling
  • Circulo Diabólico, Peter Straub
  • Sangre de Reyes, Peter Berling ( la segunda parte de los Hijos del Grial)
  • El Mozarabe, Jesús Sánchez Adalid
  • El Ladrón de Tumbas, Antonio Cabañas
  • Marco Polo, Muriel Romana
  • Qumrán, Alliet Abecassis
  • Isla Misterio, Nelson De Mille
  • Avicena Gilbert Sinoue
  • El Atlas furtivo, Alfred Bosh
  • El último judio, Noah Gordon
  • Los Alamos, Joseph Koun
  • Para escribirte mejor
  • Las causas perdidas, Alfred Bosch
  • The Bear anda the dragon, Tom Clancy
  • Aeropuerto, Arthur Ailey
  • Los Señores de la luz, Deepak Chopra
  • La Lapida Templaria, Nicholas Wilcox
  • Rescate en el Tiempo, Michael Crichton
  • Sinuhe el Egipcio, Mika Waltari
  • El primer jinete del Apocalipsis, John Case
  • La pirámide asesinada Christian Jack
  • Medico de Cuerpos y almas, Taylor Cadwell
  • Windows 95 programming with C++ (olvidé apuntar el autor pero está buenísimo para ponerlo abajo del proyector, es bastante grueso 😀 )
  • Programación en J++

¿Vale la pena leerlos?¿son buenos? Tendrán que averiguarlo…

Por cierto, me comentaron que están recibiendo como donación películas VHS, así que si alguien tiene por ahí algunas que ocupen espacio, la biblioteca les agradecerá bastante.

8 aspectos de mi vida.

He recibido una invitación de Vueltas de Tuerca, un blog con cosas maravillosas, para contar 8 aspectos de mi vida.

Tengo que decir que me es difícil contar 8 cosas sobre mí, me gusta mantener los pajaritos en la cabeza aunque confieso que este blog me ha permito liberar a alguno que otro.

Hay cosas que llevamos todas las noches a la almohada, yo llevo varias de ellas. De esas cosas he aquí entonces, 8 aspectos sobre mí.

Nací tal vez una tarde de lluvia y fui un niño bastante tranquilo. De esos días de pequeño casi no puedo recordar nada. Sería hasta más tarde que nos mudamos a un mundo nuevo y diferente que empezaría a llevar algo conmigo, mi hogar.

Lugar de mis primeras noches

Fue una tarde domingo cuando emprendí un viaje del cual todavía no regreso. Quería partir sin mirar atrás. Viví un año en el centro del país, en un mundo que yo no conocía. Era una ciudad gigantesca, creo la más grande del planeta en aquel entonces. Aprendí a vivir solo, a sobrevivir solo, pero nunca me sentí a gusto ahí.

Un año mas tarde me cambiaria a Monterrey y fue algo fascinante. Me encantaba después de un año poder caminar en la noche por la colonia hasta la tienda de la esquina sin temor. Podía salir sin preocuparme, pero no solo eso, llegué a un hogar lleno de amigos. Todos jóvenes como yo que anhelaban vivir.

Fue una época de noches hasta el amanecer, pero una noche la llevaré por siempre.

Y una mariposa de neón de luz azul cerca del mar.

Fue en esa época de sonrisas que llevo en la noche, que muchos de mis sueños se volvieron realidad.

Cuando abrí los ojos algo cambió mi vida. Un pequeñito llego a mi vida. Me cayó el veinte que era padre cuando mi pequeño nació, no antes. Solo en aquel entonces muchas cosas en mi vida tendría sentido. Tenía un pequeñito que me esperaba en casa todos los días, que anhelaba saber de mí, que quería jugar conmigo. Podía sentarme por las noches en la mecedora en el fresco de la noche y dormirlo ente mis brazos.

Años más tarde, una noche del grito, nacería una niña, una niña de la que me enamoré desde el primer segundo que la ví. Por las noches ella se acuesta en mi pecho y con sus pequeñitas manos rodea mi cuello. Ha llenado la casa de sonrisas y pañales.

Hay una cosa más que llevo a la almohada todas las noches conmigo, esa cosa es un sueño. Un sueño que me dice que finalmente podré encontrar la paz que hay en mí.

Cajeros automáticos

Hoy por la mañana tuve que pasar por un cajero, tenía prisa, así que me metí al primero que encontré, la zona no era muy agradable, sobre todo a las 7 de la mañana. Un señor de edad, tal vez 50 salía del cajero

-Mi tarjeta dice que está vencida ¿por qué dice que está vencida? – me dijo

No me lo esperaba, tenía prisa, así que me metí al cubículo donde está al cajero. El se metió atrás de mi y yo pensé: “qué poca madre, cabrón, las personas normalmente entran solas a sacar dinero”.

-Oiga, por que dice que está vencida, a ver, cheque…-decía mientras me ponía su tarjeta en la mano insistentemente

-No lo sé…- contestaba yo mientras deslizaba la tarjeta del señor por el lector.

…de repente sentí un pinche coraje, me sentí utilizado ¿por qué yo tenía que hacer eso?¿y yo qué?¿le importaba al señor si tenía prisa?

-sabe qué, mejor revise usted – le dije mientras me daba la vuelta y me dirigí a otro cajero.

Estas son las cosas que me matan, por que me dejan pensando toda la mañana ¿y si realmente necesitaba ayuda?¿qué debí haber hecho?¿será que la ciudad me ha vuelto insensible?¿y si lo que quería era asaltarme?¿y si lo que quería era envolverme para ponerme una navaja?

Está bién gacho ahí…

De visita en el otro lado el fin de semana…

-¿usted de dónde viene?

-de Monterrey

-Está bien gacho ahí ¿nó? – mirándome con cara de “pobre guey”

-no, está bien tranquilo…

Me quedé pensando…hasta donde me ha llevado la costumbre que ya toda esta violencia se me hace normal…