¿cuándo morirán los padres?

Uno de los peores errores que he cometido en mi vida es decirle a mi pequeño que moriría algún día. Tonto de mi, trataba de explicarle a mi pequeño el ciclo de la vida: todo aquello que vive, muere, incluso los padres.

Fué un mal ejemplo. Mi pequeño en aquel entonces tenía 4 años. Se lanzaba a mis brazos y lloraba mientras me decía “¿verdad que no te vas a morir Papito?¿verdad que no?”. Sin comprender aún mi gran error le decía: “pequeñito, todas las personas mueren algún día, es algo natural”.

Mi pequeño lloraba y sus pequeños bracitos apretaban mi cuerpo.

Jamás me he arrepentido tanto de mis palabras.

Durante muchos días mi pequeño anduvo cabizbajo, a veces en el auto lloraba sin motivo alguno. Al preguntarle que le pasaba, me contestaba que me iba a morir. Detenía el auto y lo abrazaba. Trataba de consolarlo con toda mi alma, le repetía una y otra vez que no era cierto, que lo que había dicho no era cierto, que nunca moriría, que estaría ahí para siempre, que lo cuidaría y lo llenaría de abrazos.

Fueron muchos días de sufrimiento que  poco a poco fueron quedando atrás.

Todavía cargo ese sentimiento de culpa. Han pasado tantos años que he olvidado el mundo mágico de los niños. Ese mundo donde no hay temores y todo se arregla con una sonrisa.

Yo me he atrevido a destruirlo.

Perdóname pequeñito, por que te he mentido. Los papás no mueren. Mientras eres pequeño estarán ahí, siempre a tu lado, listos para levantarte en cualquier caída. Jugaras y reirás con ellos. A la hora de dormir cuidaran tu sueño y podrás dormir en sus brazos. Poco a poco iras creciendo, tu serás mas alto, yo tendré más canas y cada vez nos veremos menos. Partirás algún día no sé a donde y construirás tu vida, y aún a lo lejos seguire contigo, en cada risa, en cada paso. Cuando camines por una senda solitaria bajo el bosque o lances una piedra al agua, sabrás que estaré ahí. Te casarás y formarás una familia, llegará el día que tengas un hijo con quien podrás jugar y cargar en brazos. “¿Cuándo morirán los padres?” te preguntaras entonces y solo en aquel momento sabras la respuesta: nunca pequeñito, nunca.

Disculpas

armonica1

Fotografia: Recorte, anciano tocando armonica – Diosich.

—Le pido una disculpa…
—mmm…
—Hace un rato le tome una fotografía, sé que le molestó…
—me hubieses preguntado primero, me podías haber tomado todas las fotos que quieras.
—Lo siento, lo ví ensasismado tocando la armónica y vi la luz, pensé en la imagen pero no me di cuenta que le molestaba.

Y es que lo vi con su armónica, ví la luz, tome la fotografía pero nunca me percaté que al hacerlo perpetuaba su invalidez, la acrecentaba a los ojos de todos y lo ofendía. Hube de regresar sobre mis pasos y pedir disculpas a este honorable anciano en silla de ruedas.

Así somos los seres humanos, a veces solo vemos lo que queremos ver y se nos olvida ponernos en los zapatos de la otra persona.

Muchas veces he cometido errores, esta vez una disculpa era lo menos que podía dar.

Contaminación Auditiva en Mérida

Gracias al pésimo servicio de Axtel me encuentro trabajando desde un parque y disfrutando de una hermosa tarde.

Cuándo iba imaginar que trabajaría sentado desde un banco, bajo la sombra de un árbol con pequeñas hormiguitas caminando de aquí para allá. El cielo está algo oscuro y hace un poco de fresco. Hay algunas flores delante de mi, de color violeta algo intenso.

Es curioso, aquí no se escucha el ladrar de los perros.

Si algo me ha impresionado es que en Mérida todo lo venden a gritos o a bocinazos. Es bien estresante hacer un webinario con personas en diversas partes del mundo escuchando los gritos alrededor de la casa vendiendo algo. Aunque para la gente en la India quiero pensar que es fácil de entender, aunque para mí es difícil explicar que hace una jauría de perros en brama y en chinga atrás de una pobre perrita con ladridos por todo el vecindario.

Así, el que vende agua pasa con el pito en la mano “píiiii, píiiii” y gritando a todo pulmón “¡¡¡AGUUAAAAA!!!”; para no quedarse atrás los de la cristal no gritan solo tocan el pinche claxón. Los de agua-patito usan sus bocinas y anuncian el agua al último ritmo de cumbia. Al menos los de Electropura hablan.

El del Pan grita “¡Pan!” mientras otro panadero usa también el “claxon”. Está el de los Elotes, el que vende flanes, los que gritan “¡tiiieeeeerra!”; los de Axtel, Sky y Dish anunciando sus servicios con bocinas; el de la tlapalería y el de la estética anunciando los últimos cortes a la moda.

Aunque tengo que admitir que últimamente el que vende leche con su “Mmmuuuuuuu” de vaca por las noches me ha matado de la risa.

Tendré que grabarlos y ponerles el audio para que me puedan entender…

Pensamientos

Hace unas semanas que ya no escribo. Me hacen falta ganas.

Hemos ido de vacaciones a la playa y esta vez no hay nada extraordinario que contar. Solo cosas ordinarias. Playa, sol y arena. Nada del otro mundo.

De cuando en cuando visito la oficina de Tampico. Hace de eso ya casi 13 años. Tal vez el 13 sea un número de mala suerte y explique todas las broncas que me han pasado. Lo del auto todavía no termina y me dará bastantes problemas.

No sé por que digo esto, los problemas nunca me han detenido. Supersticioso, nada en lo absoluto.

Normalmente no me cuelgo de un problema. Desde hace muchos años cuando algo grave sucede siempre digo: “ya pasará” y pasa. Nada que preocuparse. Todas las cosas siempre tienen un final, incluso la vida o los pensamientos.

Hace casi 13 años que comenzó mi viaje. Tal vez ya sea hora de empezar a terminar ese largo viaje.

Rumbo de perros

Como cada año para estas fechas con tanta agua y un poco de desidia mía tengo un hermoso zacatal en mi patio. Algunas tienen unos 50 cm de altura si es que no más.

Con tanto zacate a veces pienso seriamente en comprarme una vaca o un borrego. Si no fuera por que cambiaría el zacate por mierda hace tiempo lo habría hecho. Tendría plastas de mierda por todo el patio o pequeñas bolitas finas. Y además ¿y si me sale brava? No, mejor no, con el perro del vecino que muerde a quién se le pare enfrente tenemos…una vez a la semana entra a la casa, tira el bote de basura y desparrama la basura por todos lados y si te acercas te muerde. Le consta a mi familia por las huellas de los colmillos en la pierna.

Me da terror el pensar que un día de estos ataque a la niña o al niño. Es un pitbull.

¿qué por qué no le hablo a la Policía? No, por aquí en estos rumbos no estamos tan avanzados. A las autoridades nada más les importan los perros la semana que matan a un niño o lo desfiguran (como ha ocurrido varias veces en Monterrey).

Rott Por la Carretera Nacional en Monterrey hay ciertas áreas en los que es mejor no salir a pié o bicicleta. Hay muchísimas casas con puertas abiertas llenas de Rottwailers, Pastores Alemanes, Pitbulls y madrecitas pequeñas que se sienten la mamá de Tarzán y te salen al paso. Todo esto lo aprendí por mi cuenta un día que me levanté y dije “¡ay qué bonito día! mira los pajaritos, que lindos, como cantan, voy a salir a caminar…”. Y que mientras caminaba me salieron al paso (en un lugar solitario) un Rottwailer, un Pastor Alemán y un Street Trotter 😀 ; y me rodearon gruñéndome y enseñándome los colmillos los tres a menos de un metro.

Pensé que seriamente ahí terminarían mis días.

Abundan los perros peligrosos y la gente irresponsable por el rumbo.

Si alguien sabe como detenerlo deje un mensaje por aquí.

Campamento

camp

Me hace falta una mitad en la casa. Hace varios días que el silencio la envuelve. No hay gritos, ni brincos ni juegos. No hay quién vea caricaturas en la televisión, ni quién me pida de cenar.

Mi pequeño se ha ido de campamento.

Me encantó la idea por que sería una gran oportunidad de aprender cosas nuevas, de tener nuevos amigos, de ser independiente. Estoy seguro que eso le será de gran ayuda en el largo camino que hay que recorrer en la vida para aprender a encontrar aquellos caminos que conducen donde uno lo desea.

Fascinados recorrimos varios lugares consiguiendo la lista de cosas necesarias para el campamento: un sleeping, una lámpara, impermeable, cámara fotográfica, una cobija, ropa,…

El salió el lunes temprano hacía su campamento y desde entonces lo he extrañado. Ese día reflexionaba: “hoy por primera vez en casi 8 años al llegar a casa mi pequeño no está”.

Lo extraño bastante.

Por las noches pienso si se habrá abrigado lo suficiente, si se habrá dormido temprano o anda fascinado atrapando ranitas en la oscuridad con su nueva lámpara.

Mientras miro por la ventana la lluvia torrencial caer me preocupo más y más ¿qué estarán haciendo en esta tormenta? Pero tengo que atrapar mis sentimientos y con un puño arrugarlos y guardarlos en el bolsillo.

Es el largo camino de aprender a ser Papá, de aprender a hacerse un lado por el bien de ellos.

Se vende XBOX

Digamos que el regalo del dia del padre me llegó por adelantado, una Wii. Así que me prometí deshacerme del XBOX.

En los años que la tuve junte varios juegos, un control más y el control remoto para los DVDs. La mochila no sobrevivió. El jueves publiqué un anuncio en el periódico:

Se vende XBOX,2 controles,….”

Pensé que no iba a recibir respuestas…

  • Una señora dominante: “traémela, aquí te la pago”
  • Traficantes de consolas: ¿funciona el laser? ¿está limpia?¿cuanto tiempo tienes con ella?
  • El que habla 20 veces. ¿En cuanto la dás? 1 llamada ¿está en buén estado? 2 llamadas ¿cuantos controles son? 3 llamadas…
  • Te la cambio, te doy 900 pesos y un disco duro
  • Te la cambio, te doy un telefono Nokia 5300
  • Oye, tengo un cibercafé y quiero meter video juegos, te doy una computadora

Creo el error más grande fue poner mi cuenta correo y ya hasta me preguntaron hasta cuantos años tengo. ¡Demonios! por lo visto ahí afuera hay un mundo que funciona de una manera a la cual no estoy acostumbrado.

P.D. Decidí quedarme con la consola.

P.D. 2 ¡carajo¡ ¿qué pasaría si publico la Wii en 2000 pesos?

Padres perdidos

Padre

Aprovechando que se acerca el día del padre me he permitido poner esta foto, tomada en Irak por Jean Marc Boujou, en la bitácora.

Siempre me ha parecido perturbadora.

Me he preguntado siempre: ¿qué será de ellos?

Qué crueles son las guerras, que crueles son los hombres.

Qué mejor discurso…

De cuando en cuando todos pensamos alguna vez si vamos por el camino correcto, o si nos gusta lo que estamos haciendo o si lo estamos disfrutando. Hoy por la mañana recibí un correo con una liga hacía este video. En el titulo rezaba algo acerca de “Steve Jobs”. Pensé en borrarlo inmediatamente ya que este mundo de sistemas a cada rato nos atiborran de videos y textos de “Bill Gates” y compadres que se le parecen.

Creo este discurso de Steve Job en Stanford muestra como atrás de estos legendarios hombres se esconden historias dificiles de imaginar. Más dificil imaginar es que se atrevieran a compartirlas.

Como no se como poner (es más, no se si se pueda) un video de “google video” en WordPress, hé recurrido a YouTube. Ahí me enteré que el video es “Legendario”, y también que me enteré que ha sido editado, ya hasta le metieron publicidad al inicio y al final.

Aprovechados diría yo…

El video en YouTube está dividido en 2 partes, aunque se puede ver sin cortes.

Noticias

Newspaper cart in San Miguel de AllendeÚltimamente he notado que evito escuchar las noticias. Me fastidia estar al pendiente de ellas. Tal vez haya sido el pesado año electoral pasado que tuvimos. Prefiero manejar escuchando música. Lo mismo pasa con los periódicos, prácticamente he reducido su lectura a exclusivamente los domingos y evito todas las notas que tengan que ver con política. Para que leer que el PRI dijo esto, que el PRD se opuso a lo otro y que el PAN tenía conflictos con alguien.

Vengo cayendo en la cuenta que son exactamente las mismas noticias las que nos han embadurnado la cara en estos últimos años. ¿Qué ha cambiado? Nada ¿Ha habido un avance? No ¿Se quejan de las mismas cosas? Sí.

Ya sé que las noticias incluyen: “más muertos en Irak”,”EUA amenaza con bombardear a Timbuctú”,”4 policías muertos por allá”, “Otro ejecutado más en lo que va del año”,”Sujeto alcoholizado vuelca y mata a familia”. Las noticias no cambian, son las mismas, con diferentes nombres y apellidos pero son las mismas.

Tal vez esto quiera decir que de tanto bombardeo noticioso simplemente las noticias me valen madre. Si a mi me valen madre seguramente habrá mucha más gente como yo ahí afuera que estará en la misma situación.

Es tanta la desidia que honestamente me ha llamado muchísimo más la atención los millones de arbolitos que sembrarán ( aunque no sepan como ) que los cientos de ejecutados en el país por el narcotráfico. De los políticos, ni siquiera vale la pena hablar de ellos.

Nuestra tranquilidad

Ayer por la tarde al regresar por la oficina el trafico se detuvo de repente, manejaba por el túnel de la loma larga. Por un costado del túnel estaban varios autos estacionados entre ellos un policía de transito y el de la aseguradora, había un accidente Después de ahí el transito seguía lento y no atinaba a saber por qué.

Al final el túnel se divide en 3 posibles salidas, en medio de ellas estaba una patrulla. Policías a pié estaban enfrente de la patrulla, con pistola en mano, chaleco antibalas, de pasamontañas, con la mirada fija y el dedo en el gatillo.

-Acaban de ejecutar a alguien – pensé

Recorrían con mirada dura cada uno de los autos. Se les podía ver la tensión.

Después de cruzar por ahí me detuve a pensar acerca de lo que hubiera pasado si mientras pasábamos por ahí resulta que detenía a alguien y comenzara la balacera. El túnel estaba infestado de autos y no pude menos que imaginarme la tragedia.

También pensé en lo ridículo que se ha vuelto la situación, nuestros policías usan pasamontañas para proteger su vida y a veces seguramente esto los protege más que el chaleco antibalas. Aunque los periódicos locales, todos ellos, no se han visto muy inteligentes ya que todos los días salen policías en sus fotos con los rostros descubiertos.

Por la noche en la carretera pasó lo mismo, aunque sin pistolas pero había un cuerpo cubierto. Me quedé con la curiosidad pero todavía no puedo encontrar mención alguna en los periódicos. A lo mejor simplemente atropellaron a alguien, como si esto fuera menos (esta es una queja para conmigo mismo).

Ayer platicaba con un Doctor que tiene oficinas en Tijuana.

-Tijuana se me hace una ciudad muy insegura – comenté

-está más jodido aquí, allá cuando menos está el ejercito y hay policías por todos lados.

Como se nos ha ido la tranquilidad aunque tampoco puedo dejar de pensar que en otras partes la cosa es peor. Honestamente pienso que ahora todas las personas de la ciudad ven a todos con sospecha, extrañan su tranquilidad y su paz. Me desespera pensar que el día menos pensado mientras cenamos, vamos al cine o de compras quedemos en medio de un escenario lleno de balas y sangre.

Alguien necesita abrigo

Ha hecho demasiado frío que ni he querido acordarme de nuestro patio. Nada mas de pensar que tengo que sacar la cortadora, ponerme los guantes y salir al patio a 3 o 4 grados durante 2 horas me desanima. Así que la hierba ha crecido un poco y los árboles tal parecieran que están secos.

Aquellos extraños sonidos que escuchaba al amanecer tal parece que se han ido, tampoco hay mariposas ni ave que emita canto alguno. El mundo se ha vestido de gris.

Me preocupa escuchar en las noticias que este año será el más frío de los últimos años.

Mi peque permanece en casa con la prohibición expresa de salir. Su mundo se vuelve más pesado. La ordenes y preguntas lo atosigan todo el día. Ponte zapatos, no camines descalzo, ¿Dónde dejaste las pantuflas?¿La chaqueta, dónde dejaste la chaqueta?

Hoy mientras esperaba dentro del auto he visto un hombre tiritar de frío. Su único abrigo era una bolsa de plástico negra que llevaba alrededor del cuerpo. No me he atrevido a quitarme la ropa para dársela a el. Mientras manejo, veo otras personas así. Hombres y mujeres con años encima anhelando calor.

Da más coraje leer el periódico. Pueblitos llenos de miseria con familias enteras sin sueños ni posibilidades. Niños y niñas que no tienen abrigo o zapatos. Nuevo León, el cuerno de la abundancia de México les ha negado todo, incluso su existencia.

Mientras tanto se ha hecho de noche y no puedo dejar de preguntarme: ¿Qué he hecho en mi vida para aliviar el sufrimiento?¿Qué he hecho?

México: El día de mañana

Bandera MexicoVa a ser un largo fin de semana. Corrijo, mañana va a ser un largo día. Estoy seguro que comenzará a las 00:00 horas que es cuando ocurre el cambio de poderes. Creo que como muchos mexicanos estaré al pendiente desde el primer minuto del día de cada acontecimiento.

Existe una ira generalizada en todo México, en muchas personas, en cada hogar. No solo existe ira, también cunde la frustración y la preocupación de ver como el PRD en su tan proclamada y miserable ansia de poder amenaza con llevarnos a todos los mexicanos entre las PATAS.

PATAS con letras mayúsculas por que eso es lo que son, unos animales.

El tratar de impedir que Calderón tome posesión desde mi punto de vista no sería otra cosa que un golpe de estado.

Todavía tengo frescos los lamentos de mucha gente, algunos compañeros míos, que vieron en el 2004 como sus casas recién adquiridas fueron a dar a la basura por una devaluación. Gente que perdió todo. Si el traspaso de poderes no ocurre, entonces la estabilidad de todos los mexicanos estará en riesgo. No solo la tranquilidad monetaria como en aquel entonces, si no la paz social, con mucha violencia. No digamos sangre.

Confío y estoy seguro que mañana se hará lo necesario para salvaguardar esa tranquilidad que nos merecemos todos y cada uno de los Mexicanos.

Por lo pronto veré el “reality show” de los diputados o “Big Brother Legislativo” (hasta que al fin el canal del congreso transmitirá algo interesante). Quiero enterarme de primera mano de las situaciones vergonzosas que mañana recorrerán el mundo.

Esperemos que mañana en la noche podamos todos dormir en paz.

 

¿Qué ha pasado con Monterrey?

SmogMtyMientras vengo manejando sobre la avenida Lázaro Cárdenas miro a lo lejos y por mas esfuerzo no logro ver la parte de las montañas que marcan la entrada al Cañón de la Huasteca, Monterrey en estos momentos está cubierta por una nube de denso smog, tan denso que a lo lejos, no tan lejos, es imposible ver las montañas.

Cada año, esa nube se vuelve más densa, la ciudad se llena más y más de autos sin control, la población crece, la mancha urbana se extiende por sobre todas partes. La inseguridad crece, las ejecuciones entre narcotraficantes y de jefes policíacos están a la orden del día.

Hace unos pocos años me preguntaba cuanto años faltarían para que Monterrey igualara al Distrito Federal ( sin menoscabo para sus habitantes ), la respuesta creo la tengo hoy.

El monstruo ya está aquí.

Compañeras de mi vida.

Ayer ya muy noche, me asomé a ver las estrellas. Las extrañaba mucho.

Cuesta trabajo ver las estrellas, Monterrey es una ciudad de mucha luz, solo aquellas que más brillan destacan en la oscuridad. La noche era clara, sin viento y fría. Es raro, pero recuerdo que antes el cielo era exclusivamente de ellas, ahora veo pasar avión tras avión con sus luces parpadeantes, satélites que se mueven sutilmente en el firmamento.

Es difícil de imaginar pero crecí en un pequeño pueblo donde la mayoría de las cosas se hacía al aire libre. Muchas fiestas hasta el amanecer fueron bajo las estrellas, cada noche durante muchos años siempre me acompañaron. Incluso al ver una película estaban ahí. Nuestro cine no tenía techo, teníamos que esperar a que anocheciera.

Por la madrugada cuando todo terminaba regresábamos caminando a casa entre risa y risa, broma y broma. Poco a poco nos íbamos separando, se iban quedando por el camino hasta que me quedaba solo, era el que caminaba un poco más. Las calles estaba vacías, todo era silencio. Podía escuchar el ruido de mis propios pasos. Los árboles gigantes proyectaban sus sombras sobre la calle, algunos perros ladraban en la distancia. Algunas veces un viento fresco seguía mis pasos, hacía sonar las hojas de los árboles y me arrullaba. Mientras caminaba, miraba el cielo y me maravillaba ver tantas estrellas, algunas eran chiquitas, otras grandotas, algunas titilaban queriendo llamar mi atención, formaban figuras fantásticas. Platicaba con ellas, pensaba con ellas, les compartía mis alegrías y mis penas. Reían.

Cuando era un niño todavía, y tenía que madrugar, mi Papá siempre estaba listo para decirme:

-Mira, ese es el lucero de la mañana.

Desde aquel entonces siempre las he tenido a mi lado, por sobre de mí. En circunstancias distintas, en lugares distintos.

Pero, es muy tarde ya, tengo sueño. Adentro mi familia descansa ya plácidamente y me espera.