Fotografía

!Listo, ya me inscribí!

¡Comienzo el sábado!

Fotografia

¡A ver si aprendo algo!

Pareciera simple pero detrás de esto hay demasiado. Es como si fuera un nuevo comienzo.

Es como estar en el mundo de vuelta.

Peace Sign

Luciérnagas

Luciernaga

— Creo que hay fiesta en el parque…
— Parece que sí Pequeña.
— ¡Mira Papá, son luciérnagas!

Y Pequeñitas Manos se ha emocionado contando Luceros.

Y parece que ambos, mi pequeña y yo, tenemos ahora recuerdos llenos de estrellas.

Goliat

Pequeñitas manos ha terminado su primer libro y su primera historia. Nunca deja de sorprenderme al descubrir que es lo que está haciendo tan calladita.

A continuación la historia de Goliat.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ojalá sea el primero de muchos.

Asalto

asalto dedos

Era de noche temprano y un mar de gente.

Solo pude sentir el leve roze sobre mi espalda, eran suaves como la seda.

Tendré que levantar las manos. Nunca antes me habían asaltado así.

Lunes

No tengo palabras,  el aliento se me ha ido.

Vida, explicame.

Vida, te juro que no te entiendo.

¿serán simples coincidencias?¿será acaso el hilo rojo?¿…o la insoportable levedad del ser?

¡¡Aaah!! te juro que no te entiendo. Explicame, quiero entender, dame tan siquiera una mendiga pista.

Hazme saber que mi polisemia y los calambres en mi estomago, que durarán todo el día, valdrán la pena.

No me mates de la angustia, que de llanto y de la risa  ya lo estoy.

Me niego a esconderla.

Polisemia

monos-no_veo,_hablo_ni_oigo

Esto de sufrir y padecer polisemia aguda algunas veces, me provoca calambres en el estomago que se mantienen ahí toda la tarde y ya entrada la noche. Puede ser un simple pictograma, un gesto o una mirada perdida.

Duele y agita como si mi estómago no hubiera recibido alimento en varios días.

Otras veces simplemente no me deja trabajar y me pone un tanto taciturno, que no catatónico, y me llena los labios de sonrisas o de enojo según mi humor (y es que nosotros también tenemos nuestros días).

Mi corazón cansado me pide paz, así que por lo pronto he de aplicarle a mis sentimientos uno de los remedios mas ancestrales conocidos para este padecimiento:

dejarlos ir y no ver.

Lugares secretos

Mi lugar secreto

A post shared by Adrián Ceballos (@diosich) on

Iglesia de San Juan Bautista

Todos tenemos lugares secretos. Éste es el mío.

A través de los años el lugar ha cambiado. Cuando era pequeño era simplemente atrás de la cama, un poco más grande las ramas de un árbol. En el DF pudiera haber sido un mercado que me recordaba mi tierra o una pequeña capilla o las montañas en Monterrey.

Los lugares secretos te protegen, te hacen sentir un niño y te dejan saber que ahí no te puede pasar nada, tal cual una burbuja mágica.

Así, de cuando en cuando, algunos sábados, camino hasta él y descanso. Por algún motivo al entrar me siento en paz en un silencio agradable, puedo meditar y platicar de mis pendientes y agradecer.

Es como si estuviéramos conectados el uno del otro desde que yo era un enano.

Lo sé al cruzar la puerta.

El castillo vagabundo

Me parece que esta película le toco a mi pequeño y seguramente en el cine yo me comí sus palomitas. Hoy que tengo tiempo la he vuelto a encontrar, ha sido una grata sorpresa. Está en mi lista de películas impresionantes que te dejan con la boca abierta.

Tendré que preparar algunas palomitas esta tarde.

Desahogo.

mafalda2

Algunas veces pareciera que la vida se me viene encima y me satura.

Me derrota y me pone de rodillas.

Parece que nunca podré perdonar, o si perdono jamás podré olvidar, sobre todo cuando mentiras siguen pasando.

Parece que del hilo solo quedan algunas hebras muy finas si es que quedan.

Y esto me está matando. Eso de andar leyendo las etiquetas de todo lo que como algunos días me tiene hasta la madre. Así que hoy me desayuné un sándwich, me comí un pan con aceite de oliva, plátanos con queso cottage y un café. Prometo devorarme un pan dulce a media mañana y comprarme un helado al mediodía.

¡aaaaaaah! ¡Esto de ser sensible hoy me parece una mierda!

Esta semana ha estado del nabo.

Sick

….bueno, listo, ya me desahogué.

A chingar su madre entonces que la vida sigue. 😀

Bonano.gif

Ironic

“…isn’t it ironic… don’t you think?”

Mi bicicleta

Finalmente me tendré que despedir de mi fiel compañera de soledad.

BiciAdrian

Las fractura de ayer en el cuadro fue la ultima estocada que pudo haber recibido. Le tengo bastante cariño, me ha brindado muchas horas de agradables paseos, de viento en la cara, caídas, dolores y sangre; y paisajes que no conocía.

huasteca

Esto me hace recordar bastante el cañón de la huasteca. Era otro en aquellos tiempos.

Puedo recordar la frescura de las piedras del lecho del río seco mientras acostado con las piernas adoloridas, después de horas de pedalear en ella, podía ver la luna y las nubes en un cielo azul rodeado de las altas murallas del cañón de la huasteca. Solo se podía escuchar el suave cantar de las hojas.

Los cactus y ese paisaje desertico. La cantidad de agua en las botellas, las piedras y el camino polvoriento. Ese soplar tan suave de las tardes o de las medias  mañanas que arrullaba.

Las gélidas mañanas a –2 grados con nubes blancas desparramandose sobre la cresta de las montañas como un helado de coco en una clara mañana fría de invierno.

El mágico día en  el río Santa Catarina en el que por primera vez descubrí la mar de mariposas monarca que cruzaban la ciudad y verlas ahí por horas.

El viento helado de invierno sobre mi rostro y sobre mis piernas en las bajadas.

Las hermosas tardes después de las lluvias con el río lleno y corriendo al lado de la ciclo pista.

La maldita aparatosa caída que por poco me cuesta el cráneo pero de la cual aún conservo un leve recuerdo en la cara y las manos. Gracias ángeles, gracias, casco, guantes y policarbonato.

El bosque lleno de neblina en las mañanas de Chipinque.

Los pinches perros tratando de morderme la pantorrilla…

Aaah, le debo tantos recuerdos.

¿cómo podré hacerle para jubilarla con dignidad?

😦

Todos los caminos llevan a casa

Anoche nos “desvelamos”. Pequeñitas manos y yo hemos visto esta maravillosa película de principio a fin.

Aquí un breve resumen:

Para la película completa solo hay que buscarla en YouTube.

Hermosa historia que casi no necesita palabras.

Nos dormimos así:

Crying

Cosas que importan nada

CosasQueImportanNada

No sé como pasó, anoche mientras cavilaba en el sofá con mis recuerdos y la fragilidad, llegué a la pregunta de si me importaba algo, si había cosas que considerara importantes para vivir.

Levanté la mirada y me di cuenta en ese instante que todo me importaba nada. No me importaba la sala o la mesa, ni la televisión, ni la cocina, tampoco la casa o el auto.

Estaban allí simplemente pero no eran importantes.

Inquieto me levanté y recorrí la casa, me dirigí escaleras arriba y miré por todas partes pero no pude encontrar nada que me importara. Intente afanosamente, busqué en cada rincón y encontré  nada.

Aún aquellas cosas de mi pequeña lista de tesoros de niño esta vez desaparecieron de ella.

Me sentía tan desconectado de este mundo.

Preocupado me dije que no podía ser posible, algo debería tener sentido. Hube de buscar para encontrar recuerdos: Un pequeño y sencillo crucifijo de madera recuerdo del bautizo de Adrián y de mis promesas, una rana verde propiedad de Ileana recuerdo de sus primeros días y un pequeño jarrón de barro lleno de recuerdos de amigos acumulados a través de largos años

(añoré entonces un pequeño payaso que no sé donde desapareció y que fue el primer juguete que compré y que descubrió en mí que al fin la vida tenía sentido.)

Así me di cuenta que todas las cosas que me importaban eran intangibles: el amor por mis pequeños, sus abrazos, las miradas que duran un instante, mis recuerdos, los buenos momentos, mi anhelo por un helado y las risas del pasado.

Y hoy mientras llevaba a mi pequeños a la escuela no pude evitar observar a cada persona que cruzó por mi camino, mujer u hombre, pequeño o anciano. Cada persona era maravillosa, todos tenían detrás de ese rostro y caminar alguna historia. Sus miradas irradiaban luz, algunos tenían sonrisas inigualables y otros vivían de recuerdos. Caminaban como seres de iridiscentes sobre un planeta lleno de problemas y hacían única la vida.

Y fui feliz por un instante.

Y esto me preocupa.

Mientras escribo me doy cuenta que he llegado a la edad en la que uno se pone en paz con sus demonios.

Big Grin