Venezuela

CaracasVenezuela

La primera vez que vi un MIG volando raso entre los edificios, desde la ventana y negro como los cuervos, fue en Caracas.

Me dijeron:

—Hay manifestación hoy, así que Chávez acostumbra a pasárselos por encima.

Lo que me encantó de Caracas es que finalmente pude conocer una ciudad como las de Mafalda. Aún me sigue fascinando ese maravilloso nombre de una tienda de jugos y pasteles llamado “La Zanahoria” y me preguntaba (y aún me sigo preguntando) por qué carajos en México no usábamos nombres tan simples en Español como en Caracas

Sin embargo lo que me pesaba era escuchar lo mismo por todas partes: “Chávez por aquí, Chávez por allá”.

—Yo tenía un buen trabajo, y lo he perdido por culpa de Chávez, mírame, ahora tengo que pedir dinero prestado para pagar la escuela de los niños.

—Es Chávez, está en una “cadena”, no sabremos cuando terminará, no sabemos si hoy o mañana. Cuando se le ocurre (como diríamos en México, cuando se le hincha) interrumpe lo que haya, telenovela, futbol y lo que sea y se pone a transmitir, hablando y hablando de lo que sea hasta el cansancio.

—Muchos están abandonando Venezuela, se van a otros países.

Se me quedaron grabadas todas cosas en la mente y con el paso del tiempo se me fueron olvidando.

No es loable que nadie muera o regodearnos de ello, pero hoy, en la ausencia de Chávez, esperemos que las cosas mejoren para todas esas personas fantásticas que conocí.

Anuncios

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s