Libertad

Estoy solo. Es de esos raros días que la casa está en silencio. De repente me siento cansado y abatido. Sin fe. Últimamente he estado si fe ni esperanza cada vez más días y cada vez más seguido.

Por las tardes salgo a caminar, es un andar solitario por las nuevas banquetas de la colonia hasta el zoológico. A veces la tarde se siente fresca, con un ligero viento que hace apetecible.

Extraño mi bicicleta.

Extraño cuando cada fin de semana pedaleaba por la huasteca a solas. Extraño esas nubes que como helado se desparramaban sobre la sierra madre y se desparramaban por los costados en un día helado de sol en invierno. Extraño el poder pedalear tantos kilómetros para descansar en ese pequeño cañón de muros muy altos donde ahora esta la presa.

Extraño esa soledad libertaria de no preocuparme por nada. De ser yo, ese yo que tanto extraño.

Cada día que pasa me siento mas viejo que de costumbre. Me doy cuenta que tengo 40 años.  Anhelo ese día de libertad.

Anuncios

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s