Que es escribir

AtardecerPescando

Me maravilla el viento que sobre las ramas corre, el azul de las aves, el ruido de las serpientes al moverse en el monte. El azul de cielo y la luz de las estrellas. El silencio que acompaña una larga caminata o el descubrir frutos de nuez en el suelo.

Me han pasado cosas maravillosas, regresar a casa y reencontrarse con un mismo da para contar mil historias. Están también los atardeceres que he disfrutado en esta tierra, algunas veces a la orilla del mar. Difícilmente en Monterrey uno puede manejar 40 kilómetros, bajarse del auto con una caña de pescar y montarse sobre las piedras sin ningún pendiente en la cabeza.

No puedo explicar la frescura del viento ni tampoco el brillo del agua. Tendrían que estar ahí.

Adrián ha crecido bastante, poco a poco empieza a dejar atrás el niño que siempre ha sido. Su mente se aviva y también se divierte conmigo. Pequeñitas manos ahora es bastante traviesa, es un encanto, un amor, mi adoración y a la vez una furia. Ahora siempre llevo conmigo un ring de lucha libre en el asiento trasero del auto.

Anuncios

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s