Una carta por correo

Acabo de enviar un correo. No sería nada extraordinario si no fuera por que la mandé por correo. Si, ese correo en el que un señor montado en bicicleta reparte de casa en casa. Me ha costado demasiado trabajo.

Me ha costado escribirla de mi puño y letra. Las cartas me las he imaginado siempre sobre papel blanco perfectamente limpio y recortado, de hoja gruesa y escritas con una muy buena tita negra. Me he dado la vuelta hasta la papelería para conseguir esto pero derrotado por los años de constumbre la he escrito en la computadora, revisado en “word” e impreso en una laser.

Creo solamente he rotulado el sobre con mi propia mano y he añadido algunas palabras al reverso de la carta.

Enviarla es todo un problema ¿dónde demonios consigo estampillas? ¿En el correo? El único correo que conozco está en el mero centro de Monterrey, en un lugar donde es una bronca estacionarse. Ok, consigo las estampillas ¿y en que buzón? Los buzones que conozco están todos destrozados, pintarrajeados y llenos de basura.

Ni modo, me he tenido que dar la vuelta hasta la oficina de correo y enfrentarme a un franelero, de esos que dominan las calles y amenazan con cuidarte el auto.

Es raro entrar ahí y saber que existen todavía. Mientras hacía fila en la ventanilla pensaba si le hacía caso al anuncio que anunciaba la serie filatélica de estampillas acerca del “chavo del ocho” pero las estampillas las dejé hace 15 años. Creo que mi colección todavía debe de andar por ahí en la casa.

Me cobraron 7 pesos y con prisas la he dejado en el buzón. Como si mis prisas al hecharla aceleraran el proceso del envío.

Cuando era niño muchas veces fui al correo a depositar las cartas que mi Papá enviaba. Así que me sé perfectamente el sabor a goma que dejan las estampillas en la lengua…siguen sabiendo igual.

Cuando era adolescente de maldad íbamos al correo a recoger esas listas de ventas de libros por correo, hacíamos una petición de 10 o 15 libros sobre temas chuscos a nombre del amigo que en ese momento no estaba. Vivíamos muertos de la risa por un mes con tan solo imaginarnos la cara del papá del amigo al recibir la noticia de que varios libros a nombre de su hijo esperaban a ser recogidos, mas aún cuando la lista incluía títulos como “aprenda a ser la amante perfecta”,”como conquistar el hombre sus sueños”…..como nos hemos divertido… 😀

Las preguntas en este momento espero hayan comenzado su largo viaje. No sé aun cual será la respuesta. La esperaré con ansia. Por lo pronto mientras busco empiezo a comprender que estoy escarbando en la historia y que no sé si encontraré lo que busco. Por encimita las cosas que he encontrado son interesantes, la pregunta es si tendré el coraje y la paciencia para escarbar hasta el final.

Anuncios

Un comentario en “Una carta por correo

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s