La maldición de la inteligencia

Cuando tenia 21 años y cursaba el último semestre de la carrera de Ingeniería un Banco publicó una oferta de trabajo. La oferta sonaba bien, buenas prestaciones, buen sueldo y auto.

Así prácticamente todos mis compañeros aplicaron para el puesto. Hubo entrevistas, infinidad de exámenes y al final del proceso el puesto se lo dieron a un gran amigo mío: uno de los más borrachos del salón, de promedio de calificaciones no tan bueno, con retraso en su carrera de 2 semestres, que no siempre iba a clases y no recuerdo que más.

Toda una joya.

Esto por supuesto le dolió a la mayoría, así qué uno de mis compañeros, el más inteligente del salón, el que era toda una eminencia pidió una entrevista con la persona que dirigió el proceso para reclamarle el no estar de acuerdo con la decisión.

—Considero que yo tengo mejores calificaciones y no comprendo por qué la decisión—dijo mi compañero.
—Mira, efectivamente en los exámenes de conocimiento tu fuiste el más alto. A mi me queda claro que el día que los enlaces telefónicos del banco no funcionen tu te vas a meter y vas a buscar a fondo. Estarás ahí todo el día y toda la noche hasta encontrar la solución. Estoy seguro que al día siguiente o a la semana siguiente me darás razón de que fue lo que pasó con lujo de detalle.
—¿entonces…?
—Tu compañero le va a invitar unas cervezas al técnico de teléfonos. El día que el enlace falle en media hora tendré a los técnicos aquí y a lo mucho en una hora el problema quedará resuelto.Y yó lo que necesito es que el banco opere.

Esto ha sido uno de los eventos que mas me ha marcado en mi vida. Tener un IQ arriba del promedio no siempre es una bendición, a veces en la vida se requiere otro tipo de inteligencia.

Creo ahí fue cuando empecé a tener conflictos con mi cerebro.

Anuncios

4 comentarios en “La maldición de la inteligencia

  1. Cuestión de sociabilidades, ¿inteligencia emocional, inteligencia “social”?
    A José Vasconcelos le pasaba algo parecido cuando argumentaba que eran los intelectuales los que tenían que dirigir los destinos de México y no entendía cómo era posible que esa bola de violentos borrachos fueran los presidentes.

  2. Efectivamente creo esto se llama inteligencia emocional. Es sumamente importante desarrollar este tipo de inteligencia, una combinación de las 2 es algo poderoso.

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s