Nuestra tranquilidad

Ayer por la tarde al regresar por la oficina el trafico se detuvo de repente, manejaba por el túnel de la loma larga. Por un costado del túnel estaban varios autos estacionados entre ellos un policía de transito y el de la aseguradora, había un accidente Después de ahí el transito seguía lento y no atinaba a saber por qué.

Al final el túnel se divide en 3 posibles salidas, en medio de ellas estaba una patrulla. Policías a pié estaban enfrente de la patrulla, con pistola en mano, chaleco antibalas, de pasamontañas, con la mirada fija y el dedo en el gatillo.

-Acaban de ejecutar a alguien – pensé

Recorrían con mirada dura cada uno de los autos. Se les podía ver la tensión.

Después de cruzar por ahí me detuve a pensar acerca de lo que hubiera pasado si mientras pasábamos por ahí resulta que detenía a alguien y comenzara la balacera. El túnel estaba infestado de autos y no pude menos que imaginarme la tragedia.

También pensé en lo ridículo que se ha vuelto la situación, nuestros policías usan pasamontañas para proteger su vida y a veces seguramente esto los protege más que el chaleco antibalas. Aunque los periódicos locales, todos ellos, no se han visto muy inteligentes ya que todos los días salen policías en sus fotos con los rostros descubiertos.

Por la noche en la carretera pasó lo mismo, aunque sin pistolas pero había un cuerpo cubierto. Me quedé con la curiosidad pero todavía no puedo encontrar mención alguna en los periódicos. A lo mejor simplemente atropellaron a alguien, como si esto fuera menos (esta es una queja para conmigo mismo).

Ayer platicaba con un Doctor que tiene oficinas en Tijuana.

-Tijuana se me hace una ciudad muy insegura – comenté

-está más jodido aquí, allá cuando menos está el ejercito y hay policías por todos lados.

Como se nos ha ido la tranquilidad aunque tampoco puedo dejar de pensar que en otras partes la cosa es peor. Honestamente pienso que ahora todas las personas de la ciudad ven a todos con sospecha, extrañan su tranquilidad y su paz. Me desespera pensar que el día menos pensado mientras cenamos, vamos al cine o de compras quedemos en medio de un escenario lleno de balas y sangre.

Anuncios

6 comentarios en “Nuestra tranquilidad

  1. Creo que el último parrafo resume todo el tema. Se nos ha ido la tranquilidad, vemos con sospecha a la gente que nos rodea, observamos a los demás e imaginamos cosas que quizá no son reales. Y luego nos vamos dando cuenta que a veces las sospechas dejan de ser sólo eso, para convertirse en realidades y hacerse “la conste” en la sociedad.
    A veces pienso que me gusta la vida pueblerina y la confianza que se respira en el ambiente, me gusta la intimidad que se logra en los lugares pequeños… aunque se aplique aquello de “pueblo chico, infierno grande”.
    Saludos mi buen Diosich, se te extraña cuando no andas por estos rumbos.

  2. Hay que seguir escribiendo sobre esto. No perdamos la indignación. Por cierto, este pueblo de 250 mil habitantes (considerando en realidad a los dos pueblos juntos) es tan violento o más. Lo que vimos ayer. Lo que vimos la semana pasada… Voy a escribir de ello en la bitácora.

  3. Y es que hay tanto de que escribir acerca de la violencia. Como extraño mi pueblo, es más pequeño pero sin violencia, bueno, debo decir con violencia “light”

    saludos

  4. que bello es merida,a comparacion de una ciudad completamente tomada por gente que buscando un poco de vida, no se fija de todo el daño que puede hacer.

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s