Contando hacía atrás

Desde que tengo memoria, Noviembre siempre ha servido para contar hacia atrás. Cada año mi Papá nos llevaba de vacaciones a Yucatán. Las preguntas obligadas de cada día eran: ¿cuantos días faltan para las vacaciones?¿cuando nos vamos?

Recuerdo muy vagamente el largo viaje. Dormíamos toda la noche en el autobús y al despertar estábamos en un lugar diferente: Mérida. Todavía teníamos que esperar unas 3 horas para llegar a nuestro destino, las cuales aprovechábamos para estirar las piernas y volver a preguntar: ¿ya mero llegamos?

Al llegar a nuestro destino nos recibía toda la familia, mi abuelita, mis tías y tíos. Todo era felicidad, había mucha alegría y abrazos. Era un mundo totalmente diferente, como no le he encontrado jamás. Era un mundo de sonrisas y de juegos.

Teníamos un patio gigantesco donde correr y muchos árboles por conquistar.

Jugábamos trompo, a las escondidas, comprábamos dulces diferentes y aprendíamos las diferencias en el lenguaje. Por ejemplo, a las navajas de rasurar les llamaban “filos”, así que siempre era el mismo cuento.

-Papa, me dice el señor de la tienda que no tienen navajas de rasurar.

-¿cómo no van a tener?

-¿que quieres comprar? – interrumpía alguno de mis tíos.

-Navajas de rasurar

-aaaah, “filos”, dile al señor de la tienda que quieres un “filo”.

De esta manera tengo todavía en mi mente el silbato del tren que a lo lejos anuncia el final del día. El fresco de las tardes, el olor a pan.

El sonido de las aves al comenzar el día…

Es noviembre ya y las hojas han empezado a caer. Es tiempo de contar hacía atras, por lo pronto mi pequeño me pregunta: ¿falta mucho Papá?

Anuncios

2 comentarios en “Contando hacía atrás

  1. Yucatán… hermoso.
    Hace años no viajo a aquellas tierras. Extraño la calidez de su gente, caminar por las calles del centro de Mérida, centarse un ratito en el parque frente a Catedrál.
    El recierdo de las frutas y verduras del mercado (ahí en el mercado del centro aprendí que el pollo no es amarillo, que lo pintan y en realidad es rosadito), extraño comer pescado frito al pie del mar, las tortillas a mano, el pibipollo…

    ¡Saludos!

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s