El lo mató.

1993, el Papa visitaba México. Era una noche de Primavera, fresca. Toda la gente se reunía en la Iglesia. Nosotros nos reunimos en el parque. Del parque nos trasladamos a la casa de Webi mi buen amigo. Quienes estábamos ahí, no lo puedo recordar. Compramos un cartón de cervezas para animar la noche, la plática estuvo interesantísima, como nos reímos de nuestras ocurrencias con los mantelitos que la mama de Webi nos puso en la mesa, les descubrimos mil usos y cada uno de ellos fue celebrados con mil carcajadas. Algunos llegaron a las 2 o 3 de la mañana. Al cartón siguió otro cartón, luego una botella, luego otra botella. Sonrisas y más risas. A las 6 de la mañana, ya amaneciendo, decidimos mudarnos de lugar, tal vez para cambiar de aires, a lo mejor para ya dejar dormir a la familia de Webi; nos dirigimos al único lugar que se nos ocurrió: El parque de béisbol “La unión”.

Éramos 8 o 10, no recuerdo, pero a esas alturas todos iban bien entonados, unos mas borrachos que otros. Al llegar parque de béisbol, vimos a un borrachito, que no había aguantado más y se había quedado bien pero bien dormido en las gradas, sobre el campo de béisbol se encontraba una persona sobre su bicicleta que seguramente había madrugado para correr y hacer un poco de ejercicio. Ahí comenzó el relajo.

– ¡ un muerto ! – Gritó alguien de nosotros apuntado al borrachito.

– Todos muertos de risa automáticamente entendimos la broma

– ¡Es cierto, es cierto, hay un muerto! – repetimos todos como loros.

– ¡El lo mató! ¡Asesino! – remató un compañero apuntando a la persona que se preparaba ya para sus ejercicios. –

– ¡Yo no fui! – nos gritó esta persona que nos miraba a lo lejos con los ojos incrédulos

– ¡ Atrápenlo, que no escape! – sonó a mi lado.

Y en este momento nos arrancamos todos a perseguir por el campo de béisbol a este corredor. Le hemos pegado una pinche corretiza; imaginensenlo, 1 persona perseguida por 10 borrachos muertos de risa gritando: ¡que no escape! , rompió todos los records de velocidad, todavía me pregunto como es que saltó la barda de 2 metros y sin ayuda para escapar de nosotros.

¡Ja, ja ja ja ! Que mendigos fuimos, como nos hemos reído muchos años de esto. Nunca supe quien era, ni tampoco nos acordamos del borrachito que lo dejamos durmiendo en las gradas.

Anuncios

Un comentario en “El lo mató.

¿y tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s